Oaxaca de Juárez, México.

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca
Noticias de Oaxaca

Opinión de: Mario Sors


El valor real de una encuesta electoral

Abril 29
18:56 2016
El valor real de las encuestas en período de campañas electorales perdió cualquier vestigio de confianza, podemos recordar la elección presidencial del 2012 cuando Andrés Manuel López Obrador era colocado por varias casas encuestadoras que presumían de mucha eficacia en el tercer lugar y en realidad terminó en segundo sitio, muy por arriba del porcentaje que anticipaban las encuestas.
 
Incluso hoy, el diario Milenio y el comunicador Ciro Gómez Leyva aún le pide disculpas a López Obrador por esa pifia que sólo atrajó descrédito a varios medios de comunicación y encuestadoras, eso sin contar encuestas apócrifas.
 
Con ese antecedente inmediato lo que sucede en Oaxaca es la repetición de la misma historia, encuestas filtradas y con una presunta "disciplina metodológica" para influir en la opinión pública, la intención del voto, y como mera estrategia sicológica para afectar al adversario y fortalecer el ánimo entre las filas de quien -asegura- encabeza la encuesta que se presente.
 
Con el argumento de que es una "fotografía del momento" las encuestadoras se lavan las manos después de servirle a algún candidato porque al conocerse los resultados electorales, esas encuestas ya no tendrán ningún valor.
 
Por eso, el valor real de las encuestas de aquí al 5 de junio es realmente nulo, son basura y propaganda electoral, no pueden tener mayor rango que ese. Solamente sirven para ofrecer una apariencia de triunfo a favor de un candidato y de ninguna manera la sociedad se traga esos cuentos chinos.
 
Cada vez más, los ciudadanos marcan su distancia del discurso político que no los representa, que no representa los intereses reales de la mayoría sino de un puñado de adinerados y caciques de horca y cuchillo que ven en Oaxaca sólo un botín y a las encuestas como un artilugio de engaño, simplemente, las encuestas que se publican son un descarado y cínico engaño que nadie esta creyendo y como muchos políticos, no tienen ninguna utilidad.

Otras opiniónes