Oaxaca de Juárez, México.

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca
Noticias de Oaxaca

Opinión de: Mario Sors


La Sección 59, condenada a la clandestinidad

Agosto 31
00:40 2014

A finales de noviembre del 2013 la sede de la Sección 59 fue vandalizada por "maestros" de la Sección 22, fue el inicio de una campaña enmarcada por la violencia en todos los sentidos y así dejar en claro que la Sección 22 tiene permiso para transgreder la ley sin ninguna consecuencia.

Si antes de ese hecho, los alumnos que recibían clases por maestros de la S-59 ya padecían del retraso de sus certificados de estudios, con la persecución sin freno alguno hacia esa gremial, el único camino que le dejan a los únicos maestros de la educación pública que cumplen con el calendario escolar, es la clandestinidad.

En el más reciente embate contra sus oficinas, de nueva cuenta, la Policía Estatal a cargo de Alberto Esteva Salinas fue mero testigo, como la ha sido en todas las atrocidades de la Sección 22.

Del anterior Secretario de Seguridad Pública, Marco Tulio López Escamilla no hay mucho que destacar respecto a su desempeño frente a la S-22 ya que el mismo fue pateado y golpeado por integrantes de esa mafia-sindicato que pese a haber sido identificados, jamás se ejerció acción legal en su contra. La impunidad.

Con ese antecedente, no es de extrañar que este sábado, ante el robo cínico y descarado a una pequeña bodega de la S-59 se observarán a elementos de la Policía Estatal custudiando y abriendo paso a las camionetas de la S-22 con papel higiénico, libros de texto y mobiliario robados.

Si alguien le exige a Esteva Salinas que actúe pensando que va a reaccionar y detener a los rijosos de la S-22 de verdad que peca de ingenuidad, ya que el titular de la Secretaría de Seguridad Pública solamente obedece una orden: No tocar a los integrantes de la 22

Cosa distinta son un grupo de normalistas rijosos que pese a todo podrán ser liberados unas cuantas horas después.

Para los líderes de la Sección 22 el asunto no es educativo, la educación no importa cuando tanto la S-22 ha tomado un control de facto sobre el IEEPO y en donde nadie sabe como y de que manera se ejercen cerca de 18 mil millones de pesos al año de los cuales nadie rinde cuentas de manera fehaciente.

Eso más la venta de plazas que fluctúa entre los 100 y 200 mil pesos, es un negocio incuantificable, vaya lo único que le falta a Rúben Núñez Ginés y sus muchachitos es exigir derecho de piso, como Los Templarios, Los Zetas o el Cartel del Golfo.

Con un negociazo de tal tamaño no es complicado imaginar el porqué la S-22 pelea con puños y balas el monopolio de la educación pública en Oaxaca, con o sin la complacencia del gobierno estatal.

Así, la S-59 no tiene lugar en el universo según la S-22 y si en Oaxaca los únicos que tienen custodia policial es la delincuencia magisterial, los afliados a la Sección 59 deben prepararse para mantenerse en la clandestinidad, por lo menos hasta finales del 2016.

Otras opiniónes