Oaxaca de Juárez, México.

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca
Noticias de Oaxaca

Opinión de: Editorial


Oaxaca, de la hipocresía al cinismo

Abril 23
01:14 2014
Editorial
imagen:@hugovelasco18
Este martes los oaxaqueos fuimos testigos de otra disputa entre transportistas que tienen como origen aparente el control de rutas y las rencillas personales que primero desembocaron en golpes y despus en disparos de arma de fuego.

El hecho, cualquiera que haya sido su motivo, dibuja peligrosamente como el desprecio hacia las leyes ha permeado en la sociedad.

No se trat nicamente que -una vez ms- cualquiera esgrima una pistola con total impunidad.

Tampoco se trata que las autoridades hayan sido rebasadas y no quieran o puedan hacer valer la ley.

Si del respeto a la ley se trata, por ejemplo, los legisladores locales no tienen autoridad moral para hablar de ello, cuando ha sido interpuesta una controversia constitucional por no haber armonizado las normas estatales a la reforma constitucional educativa por temor a tocar los intereses de la dirigencia criminal de la Seccin 22.

Peor an cuando la respuesta de la Junta de Coordinacin Poltica del Congreso local es quedarse sentados a esperar que les dice la Suprema Corte de Justicia de la Nacin cuando la situacin es clara, hay una omisin TOTAL.

Increble la posicin de los lderes de las fracciones del PRD, PAN y PRI, rayando entre la estulticia y el cinismo.

Si desde el seno donde se fabrican las leyes en la entidad no hay luz ni rumbo, las calles parecen ser el espejo.

Una frase del novelista y poltico frnces Andr Malraux describe al pie una realidad: "Los pueblos tienen los gobiernos que se le parecen". Para causar miedo.

En las calles vemos un total desprecio a la ley, falta de su aplicacin, cuando grupos sindicales, transportistas o sociales hacen cualquier cosa que se les antoja sin la menor consecuencia pasando por encima de los derechos de otros, as estamos francamente en un Estado con simulacin legal.

En el caso de la trifulca y disparos en el crucero de Tlalixtac dficilmente habr consecuencias, ni hablar de retiro de concesiones por bloquear vialidades como lo hicieron toda la tarde del martes.

Cmo tampoco tiene consecuencias reales, quemar y secuestrar camiones, bloquear calles, afectar la actividad comercial o secuestrar y robar el armamento a policas, como lo ha hecho la Seccin 22 y sus cachorros normalistas.

Con un panorama as, sin idea legislativa, sin voluntad de las dependencias estatales para ejercer sus facultades y con el desprecio a las leyes slo para mantener un coto de poder es posible entender como en los aos recientes en Oaxaca se ha pasado de la hipocresa magisterial, sindical y poltica de manera directa y sin escalas al cinismo puro, descarnado y brutal.

Otras opiniónes