Oaxaca de Juárez, México.

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca
Noticias de Oaxaca

Opinión de: Moisés Molina


La X en la Frente

Febrero 11
00:29 2013
Oaxaca puede ser, de nuevo, para el PRI Por qu siguen siendo tan competidas por no decir peleadas- las candidaturas en el PRI? Es una realidad que la expectativa por alcanzar una nominacin por el tricolor entre sus militantes sigue tan alta como en sus esplendorosas pocas. Perdimos el gobierno, las presidencias municipales ms importantes; y en el congreso nuestra presencia es poco ms que testimonial; en el rgano electoral no somos ni la sombra de lo que antes fuimos. Por si poco fuera, Enrique Pea Nieto tuvo un resultado adverso en Oaxaca y la representacin que en el Senado tenemos es menos que un premio de consolacin. Nuestro candidato perdi. El PRI entr en una profunda crisis, fue vctima de la dispersin, de una dispora por momentos involuntaria, de enconos; de autoexclusiones en un extremo y de "agandalles" en el otro. El 2010 dej un PRI acfalo, sin liderazgo y a ms de ello, sin rumbo. No haba hombre fuerte (an no lo hay y no sabemos por cunto tiempo no lo habr), ni proyecto. Solo caos. A partir de esa fecha sobrevino para quienes han detentado sus despojos lo que bien podemos llamar "la administracin del desastre". No hubo catarsis, trabajo de introspectiva. Se impuso la voluntad de los que siempre ganan; de los que ganan ganando e incluso perdiendo. Un PRI hurfano, ayuno de motricidad, en la inanicin. Fue un golpe duro. Cuando despertamos, el dinosaurio estaba en la lona y los apologistas de nuestra hecatombe se encargaron de recordarlo prcticamente a diario. A las crticas indiscriminadas de afuera, se sumaron las de adentro, ms sensatas unas, ms viscerales otras. Sobrevino 2012 y el PRI oaxaqueo an sin nada qu festejar. El nico halo de consuelo y tenue esperanza lo represent Pea Nieto, pero su triunfo lo vimos de lejos. Estuvimos ausentes de la fiesta. Lo que se festej fue por sistema, para ponerle mscara a la autoconmiseracin. No hubo dignidad en esta derrota. Encarnamos inversamente el adagio: "No se pierde para siempre, pero tampoco se gana para siempre". Recorrido el anterior panorama, pareciera que nadie tendra nada que pretender dentro del PRI. La realidad es otra. Casi cualquier priista quisiera ser candidato o candidata. Por qu entonces- sigue el PRI siendo tan competitivo al interior? La respuesta desde luego no la pretendo para m. Sera soberbio y egosta intentarlo. Pero s puedo cavilar con ustedes algunas reflexiones en torno a ello. Los priistas no quieren dejar de ser priistas. Aunque algunos, -necios, encaprichados, resentidos, agraviados-, compitan por otras siglas o renuncien pblicamente a su militancia, en su mayora regresan; y si no lo hacen formalmente, en su pensar y obrar domina el gen priista. Siguen siendo priistas. Habiendo huido del hogar, ya no sirven al PRI, pero tampoco a otros partidos. Suplantan su conviccin partidaria, por el servicio a ellos mismos. El proyecto de partido se sustituye por el proyecto personal. Con notables excepciones, no encuentran en otros colores, la mstica que en el PRI tuvieron. Andan sonmbulos, coyunturales, inmediatos, pragmticos, utilitarios para ir con Mill y Bentham. Ejemplos los tenemos por todos lados, vegetando en los congresos, los ayuntamientos y la propia gubernatura. Muchos an no caen en la cuenta, pero 2013 puede ser el inicio de un paulatino regreso para el PRI en Oaxaca. Y ese retorno se hace ms factible en la medida en que no depende ya enteramente de su dinmica interna. Vaya o no unido, el PRI tiene altas posibilidades de recuperar presencia en el congreso local y en las presidencias municipales. Un fuerte factor exgeno abre la rendija: la inminente configuracin de la competencia del primer domingo de julio. EL PRI ir coaligado con su cero a la izquierda; el PAN con la mitad de la izquierda que pudiera representar el PRD (esa mitad anti o meta obradorista) y su respectivo cero a la izquierda; Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza, Unidad Popular y Partido Social Demcrata irn solos. Los tres ltimos sern espectadores, en trminos globales, ni siquiera competirn. El PSD, preocupado ms por la conservacin de su reciente registro, har labor de carroa entre los partidos grandes, pero el dao que pueda infringir no ir ms all de uno o dos municipios, entre ellos la capital. Movimiento Ciudadano, an ayuno de identidad seguir a disposicin de Lpez Obrador y sus candidatos. Ser MORENA, compitiendo an sin registro formal. Se llevar la otra mitad de la izquierda tambin en crisis en Oaxaca. Al PUP ni me refiero. Con todo y la deficitaria cultura poltica del oaxaqueo, a la gente le ha quedado ms que claro el resultado de las coaliciones anti programticas entre la izquierda y la derecha. Eficacia electoral no signific, en modo alguno, eficiencia en el gobierno. Fueron muy efectivas para capitalizar el hartazgo. Hoy el hartazgo es hacia ellas. Supieron ganar, pero nunca gobernar y el plazo de gracia termin. El PRD tiene su propio pandemnium con dos dirigencias nadando en odios e intransigencia. Ninguna de las dos soberbias puede quedarse rezagada. Y el PAN ha convertido sus siglas en cenizas. Con el PT, que va con ello, no desperdiciar espacio en esta columna. El nico partido que mantiene su voto duro es el PRI y si bien es cierto, desde hace tiempo no le ha alcanzado para ganar, en esta eleccin le puede representar el triunfo. Puede el PRI pasar en medio de todos an sin la pretendida unidad que tardar, naturalmente, ms tiempo en llegar de forma casi absoluta. El perfil de los candidatos no ser, tristemente, determinante. Hacia donde dirijamos la mirada, encontraremos lo mismo. Me atrevo a decir que ninguno, sea del partido que sea, marcar en base a cualidades personales, diferencia. El nico referente de peso en Oaxaca como alternativa al PRI es la izquerda y hoy est partida. La izquierda obradorista antes de ir contra el PRI ir contra el PRD. Al tiempo moisesmolinar@hotmail.com Twitter: @MoisesMolina

Otras opiniónes