Oaxaca de Juárez, México.

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca
Noticias de Oaxaca

Opinión de: Editorial


Burócratas de Oaxaca; el berrinche

Febrero 21
10:34 2012

El tamao del berrinche del sindicato de burcratas no slo muestra los mecanismos de extorsin casi institucionales sino el grado de insensibilidad e irresponsabilidad hacia el servicio a la ciudadana.

En varias entrevistas el lder del sindicato de burcratas en Oaxaca, Juan Rafael Rosas Herrera asegura que ayer fueron "reprimidos brutalmente" cuando -segn l- se manifestaban afuera del centro de atencin telefnica de la Polica Estatal, conocido como C4, cuando lo cierto es que pretendan bloquear la atencin telefnica entre la ciudadana y los cuerpos de auxilio.

Sin mayor problema moral, Rosas Herrera le miente de frente y sin pestaear a la opinin pblica. Incluso elude mencionar cuales son algunas de las demandas de la delegacin sindical de la Secretara de Seguridad Pblica donde se origin el problema que mantiene hoy paralizada la actividad en las oficinas de gobierno.

La primera, la creacin de 15 plazas, las cuales -hoy se sabe- seran destinadas a familiares de los trabajadores sindicalizados que ah laboran.

La segunda,todos los implementos para realizar el Da de La Samaritana

Otro punto es un desayuno por el Da de la Secretara.

No poda faltar algo esencial como el brindis de fin de ao con un convivio y entrega de arcones, por supuesto para el personal de base, entre otras demandas.

De ese tamao son las exigencias a "pap gobierno" y por su propia naturaleza de ignomia y vergenza Rosas Herrera no las hace pblicas sino que ahora con mucha ceremonia afirma que esas demandas ahorita "no son fundamentales" sino que lo importante es la demanda de remover de sus cargos al secretario de Seguridad Pblica y al comisionado de la Polica Estatal

El "pecado" del gobierno estatal fue asegurar el funcionamiento de un organismo vital para la seguridad pblica como es el C4.

La nica brutalidad visible es el comportamiento de pequeos berrinchudos a quienes no toc nadie. En Oaxaca hemos sido testigos de como manifestantes se avientan a los escudos policiales para aparentar que han sido empujados, incluso volteando a las cmaras fotogrficas y haciendo muecas de dolor. Un espectculo pattico y lamentable.

Lo cierto es que la facilidad con que un asunto menor y con exigencias tan absurdas y que rayan en el descaro llegan a enredarse en un asunto que de nueva cuenta vuelve a lastimar a los ciudadanos que pagan sus servicios va impuestos. Ayer fue la Seccin 22, hoy el sindicato de burcratas, el nico lastimado como de costumbre es el pueblo.

Otras opiniónes