Oaxaca de Juárez, México.

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca
Noticias de Oaxaca

Opinión de: Editorial


El fracaso vial de la ciudad

Agosto 31
21:41 2011
Editorial
imagen:especial
El fracaso vial en la ciudad Oaxaca es evidente todos los das, as como la falta de imaginacin e ideas para solucionar el problema de los constantes embotellamientos, invasin de espacios para discapacitados, falta de respeto al peatn y al ciclista, vialidades destrozadas por la lluvia y el paso de camiones pesados y vacos, contaminacin auditiva por todos
lados, en fin, simplemente salir a la calle es una aventura.

Una de las soluciones recientes fue la ampliacin de vialidades y las vueltas inglesas que lo nico que han solucionado es extender los espacios para la acumulacin de vehculos, es evidente que no ha sido la solucin como tampoco lo ha sido instalar semforos por todos lados. Parte del fracaso ha sido copiar el modelo de ciudad estadounidense donde el vehculo particular ha sido colocado como el dueo y semidios del espacio urbano.

La responsabilidad ciudadana no puede explicarse sin la falta de planeacin gubernamental. Durante aos la ciudad creca y a pesar de tener registro de donde y a que ritmo crecan las diferentes colonias y agencias, nada se hizo, incluyendo gobiernos de distintos colores, por omisin o incapacidad nada se hizo, bueno, si se cobr predial, escrituras, trmites en el registro pblico de la propiedad, pero anticipar que ese crecimiento conllevara ampliacin de servicios y aumento de trfico vehicular le pas de noche a todos esos polticos.

Hoy el problema hace crisis y no se ve quien haga algo por empezar a corregir, primero, y solucionar despus.

Las aparentes soluciones como poner topes, semforos en cada esquina, ampliar calles, y vueltas inglesas no han servido, no funcionan, al mediano plazo han fracasado.

Hasta los bomberos han buscado soluciones para sortear el insufrible trnsito en la capital oaxaquea y ahora cuentan con motocicletas equipadas para llegar a atender emergencias. Pero no todas las peronas pueden conducir ni motocicletas o bicicletas, lo cual sera la mejor solucin, contar con una ciudad con movilidad ciclista.

Pero cmo recomendar a la poblacin dejar su automvil y usar medios de transporte alternativo?

Con la infraestructura urbana actual es imposible. Con las calles destrozadas y el transporte pblico catico y mal
organizado, en la anarqua funcional y la falta de visin o voluntad poltica para organizar al transporte pblico las
condiciones actuales del trafico en poco sern modificadas.

Organizar el transporte pblico con normas de operacin, con especificaciones tcnicas de las unidades para que sean limpias, no ruidosas ni contaminantes, sencillos de abordar para discapacitados y adultos mayores, reestructuracin de rutas, eso parece una utopa considerando que histricamente los concesionarios (que ms parecen ser dueos de las rutas y las calles en vez de concesionarios), han hecho lo que quieren, prometen mejorar el servicio y eso nunca sucede.

Igualmente sucede con el taxi, que a pesar de ser un servicio de lujo, es ampliamente utilizado en la ciudad y no existe ni mesura o certeza de cuanto deben cobrar por servicio y distancia. Las pipas de gas y agua, los camiones repartidores no ayudan mucho en la agilidad del trfico, como tampoco lo hacen conductores de autos de reciente modelo que se colocan n doble fila o los padres de familia que hacen lo mismo para recoger en la puerta del colegio a sus hijos.

As los espacios para la poblacin se estrechan con menos opciones, no hay opciones para abandonar el uso del automvil y la falta de estacionamiento, las dobles filas, el caos vehicular es cosa de todos los das, y aunado a la falta de respaldo de las autoridades hacia sus elementos de trnsito, estatal o municipal, que son amedrentados por cualquier persona que se dice influyente, con ese esquema adverso y por lo visto un terreno que ninguna autoridad pretende trabajar no hay gran esperanza ni paz ni progreso en ese sentido.

Sin orden ni propuestas claras, ms all de la dbil y vaca promesa de poner orden, la ciudad sigue inmersa en el caos vial, no hay una estrategia para tan siquiera modificar y normar tcnicamente el transporte pblico, la construccin de vialidades, un programa de mantenimiento.

Opciones existen, falta voluntad poltica para iniciar un procso claro, menos cuando se aproxima la contienda electoral y si no se acta de inmediato la resignacin puede ser la nica opcin y entonces que cada quien le haga como pueda. Es posible que las calles sean nuestro reflejo como sociedad y nuestros gobernantes nuestro reflejo tambin.

Existe una mxima poltica que seala que el pueblo tiene los gobiernos que se merecen y hay otra que sentencia que el pueblo tiene los gobiernos que se le parecen, as podra decirse que tenemos las calles y el trfico que se nos parece y eso no es nada halagador.

Otras opiniónes