Oaxaca de Juárez, México.

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca
Noticias de Oaxaca

Opinión de: Mario Sors


Expendiente en Conexión

Diciembre 30
01:17 2010
Mario Sors
Vásquez Villanueva en medio del "fuego amigo" (imagen:archivo)

Un anuncio de rompimiento de plticas de desencuentros entre el PRI y el gobierno estatal; las excusas: "ellos no saben ser gobierno y nosotros no sabemos ser oposicin"; o el argumento del pastor de la bancada priista, Martn Vsquez Villanueva: "An tenemos tiempo".

Todo condujo -por lo menos hasta la medianoche del mircoles- a que la sesin en que el Congreso designara a 32 administradores municipales no se llevar a cabo.

La pretensin es hacer creer a la opinin pblica que se trata de una lucha por ideales polticos, por defender la incipiente democracia en varios municipios regidos por usos y costumbres pero en donde en realidad existen intereses partidistas.

Lo anterior coincide cuando se revisa la lista de varios municipios en los cuales los priistas tienen un enorme deseo por imponer administradores municipales y casualmente es en aquellos que reciben cantidades millonarias por participaciones federales.

Son alrededor de 12 los municipios que pelean los priistas, existen municipios que reciben de 7 a 10 millones de pesos anualmente, incluso 33 millones. Esa es la clase de municipios que disputa el PRI, no as aquellos que reciben 500 700 mil pesos anuales, ni para los refrescos.

La lucha legislativa representa en este momento el control de alrededor de 107 millones de pesos, pero en ocasiones no se distingue la pelea que significara un triunfo de ese tamao al interior de las filas del tricolor.

No slo se busca anotarse una victoria frente al gobierno de Gabino Cu y de la coalicin legislativa en el Congreso sino un punto al interior del PRI estatal, un triunfo que se buscara materializar en una candidatura a la senadura del 2012, una fecha que parece lejana pero no lo es tanto.

En el presupuesto del PRI oaxaqueo para el 2012 se incluye repetir el carro completo de las diputaciones federales y recuperar las dos senaduras de mayora, o sea, el camino a la gubernatura.

Lo que est en juego realmente en las mesas de negociacin no son simplemente triunfos municipales, son los primeros pasos de un camino hacia San Lzaro y la Cmara Alta y por otra parte los aparentes enemigos (Gabino y la coalicin legislativa) representan la excusa perfecta para desviar la atencin del "fuego amigo" priista para anotarse triunfos y capitalizarlos posteriormente.

Otras opiniónes