Oaxaca de Juárez, México.

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca
Noticias de Oaxaca

Opinión de: Moisés Molina


La X en la frente

Mayo 25
15:30 2009
Moisés Molina
Moisés Molina Reyes, titular de la Comisión Estatal de la Juventud
PARTIDOCRACIDIO?

Hace algunos das fuimos amablemente invitados a un foro de discusin y anlisis organizado por la Fundacin para el Desarrollo y la Competitividad A.C que preside Daniel Gonzlez Montes de Oca. Paola Espaa, Iliana Jurez , Memo Zavaleta, Pvel Lpez y un servidor llevamos ante un grupo de jvenes representantes de diferentes instituciones de educacin Superior, nuestra experiencia personal dentro de la actividad y la ciencia poltica. Ms all de colores, filias y fobias partidistas, los asistentes compartimos la preocupacin por los problemas de nuestra generacin que pueden comenzar a ser resueltos, en buena medida, merced a la poltica. Y es que gobiernos, legislaturas y partidos polticos han estado, desde siempre, ayunos de voluntad para hacer frente con seriedad a la problemtica de una franja poblacional que hoy representa un tercio de los habitantes de Mxico y sus entidades federativas.

El foro estuvo claramente enmarcado en el corriente proceso electoral, pero ms que defender a ultranza siglas y nombres, procuramos visualizar un estado y un pas posibles gracias a la participacin de la Juventud. Y es que cuando de poltica y juventud se habla, dos conceptos llenan la boca de buena parte (que no la totalidad) de la generacin que hoy detenta los cargos pblicos y de la iniciativa privada: apata e inexperiencia. Y cuando en las elecciones el ganador es el abstencionismo, la mayor parte de la culpa se nos adjudica a los jvenes.

La realidad es que los grados de abstencionismo en Mxico se han vuelto, hasta cierto punto, predecibles y de ello no tienen enteramente culpa los electores jvenes. Para nadie es un secreto el que en las elecciones intermedias, los niveles de asistencia a las urnas decrezcan por dos razones fundamentales: los electores ignoran, en la generalidad de los casos, las funciones de un legislador y no existe un candidato fuerte que inspire a votar en todos los distritos de un pas o un estado como sucede en las elecciones a gobernador o presidente de la repblica.

El Centro de Estudios Sociales y de Opinin Pblica de la Cmara federal de Diputados anunci en reciente estudio que el abstencionismo en esta eleccin ser de entre el 65 y 69 por ciento. Es decir, solo 3 de cada diez ciudadanos inscritos en el padrn y con credencial para votar con fotografa asistirn a emitir su voto en la jornada electoral. El hecho de que nuestros representantes populares representen en los congresos, ms a sus partidos polticos que a los ciudadanos que los eligieron, tiene buena parte de su origen en la escasa participacin de los ciudadanos en las elecciones que denota desinters. Hoy nuestros diputados carecen de legitimidad.

En su eleccin se cumplen todas las formalidades legales, pero llegan a su curul con el voto de de la mayora de una minora de electores. En el hipottico caso de que los candidatos ganadores, lo hicieran con la totalidad de los votos emitidos, estaran representando solo a tres de cada diez electores. La realidad es que un diputado federal en las condiciones actuales de la competencia y la participacin ciudadana, representa solo a uno o dos ciudadanos con credencial de elector.

Mxico ha transcurrido varios lustros de su vida democrtica formal entre crculos viciosos. El de las elecciones es uno de ellos. Un dficit de participacin que se vuelve destino y origen de nuestra repulsa hacia representantes populares y partidos polticos y (acaso) viceversa. La nueva generacin y las que vengan en lo inmediato estamos llamadas a devolver su lgica a los procesos polticos que constitucionalmente nos hemos dado. Con la apata no se resuelve nada, antes bien se agrava nuestra situacin. Mientras en Mxico no nos demos medios diferentes a los partidos polticos para acceder al poder, nuestra nica posibilidad de transformacin social seguir estando dentro de los partidos. Ah es donde los espacios de participacin deben buscarse.

Las candidaturas independientes siguen siendo una ficcin, pero la efectividad de la presin social qued demostrada en recientes declaraciones de Emilio Gamboa, coordinador de los diputados federales del PRI al reconocer que uno de los puntos de discusin y anlisis dentro del tema electoral lo era el de la cesin de un 10% de las candidaturas a cargos de eleccin popular a la "sociedad civil", es decir a ciudadanos sin militancia; disposicin, a todas luces, contraria a la naturaleza de los partidos polticos. Podramos estar, entonces, presenciando un incipiente "partidocracidio" Una especie de suicidio de la partidocracia.

Por qu no mejor obligan nuestros legisladores va COFIPE, a los partidos polticos a entregar un treinta por ciento de los cargos de dirigencia a jvenes menores de 35 aos?; No sera preferible que los obligaran tambin a postular un treinta por ciento de candidatos a cargos de eleccin popular menores de esa misma edad? Son preguntas que hoy por hoy, los candidatos en campaa deberan formularse y contestar en pblico.

moisesmolinar@hotmail.com

Otras opiniónes