Oaxaca de Juárez, México.

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca
Noticias de Oaxaca

Medio ambiente


En Oaxaca, la Primavera florece en invierno

Marzo 12
21:46 2019
MVZ. MANELIK OLIVERA MARTíNEZ
A mediados del invierno (enero) de este año, un colorido paisaje urbano en color amarillo vistió las calles, plazas públicas y casas de la ciudad de Oaxaca de Juárez y municipios conurbados de su zona metropolitana.
 
Los árboles conocidos comúnmente como “Primaveras” (Tabebuia donnell-smithii) florecieron en invierno, en lugar de la temporada correspondiente a su nombre común, primavera.
 
“La primavera” es un árbol originario de América, se distribuye desde México (De Nayarit hasta Chiapas en el Pacifico y en la vertiente del Golfo principalmente en los estados de Tabasco y Campeche) hasta el Ecuador, destacando este árbol por sus llamativas flores amarillas, la literatura menciona que florece entre marzo y abril de ahí que su nombre común sea primavera, puede alcanzar hasta 20 metros de alto con un tronco que se ramifica desde los 3 metros con una corteza gris amarillenta que es utilizada por la medicina tradicional, árbol originario de climas cálidos y húmedos cuya madera de muy preciada en comunidades costeras por su buena calidad para la elaboración de muebles.
 
La floración de las primaveras en Oaxaca fue muy visible y grata a la vista para los habitantes y visitantes de nuestra capital y municipios conurbados; sin embargo viene acompañada de un mensaje preocupante para los científicos e investigadores del sector ambiental, la aceleración del cambio climático.
 
Uno de los procesos más difíciles de comunicar, son los manuscritos de la investigación científica al lenguaje de la ciudadanía “de a pie”; si no se hace este ejercicio cada vez más frecuente será muy difícil que la sociedad pueda informarse y tomar medidas de mitigación y adaptación al fenómeno y la ciudadanía solo se quedará con lo espectacular de “la floración de las primaveras en invierno”.
 
Si continuamos con mensajes como:
 
“Es importante la atención al cambio climático, ya que la Convención Marco de las Naciones Unidas y los objetivos del desarrollo sostenible (ODS) 2030 de la ONU recomienda la instrumentación de políticas públicas y ejecución de programas y proyectos específicos que generen un estado resiliente ante los efectos del cambio climático, coadyuvando al mismo tiempo en un desarrollo económico bajo en carbono, procurando generar bienestar a la población con un enfoque participativo de responsabilidad social, equidad de género e interculturalidad; que conserve el patrimonio biocultural e infraestructura estratégica”
 
La gente difícilmente comprenderá que se busca, con la atención al tema de cambio climático.
 
Sin embargo, utilizando un lenguaje coloquial podemos comunicar de mejor manera que es importante:
 
1.-Utilizar los rayos solares en nuestras casas a través del usos de calentadores y paneles solares.
(Se abordaría así la recomendación del fomento a las energías renovables y eficiencia energética)
 
2.-Caminar, usar bicicleta, utilizar el transporte público y minimizar el uso del carro.
(Se podría contribuir al tema de movilidad integral urbana y mejorar la calidad del aire).
 
3.-Separar los sobrantes de frutas, verduras y otros productos de origen vegetal y animal en casa y de preferencia hacer compostas.
 
(Se coadyuvaría en la atención al tema del manejo integral de residuos sólidos y aprovechamiento energético)
 
4.-Aprender a sembrar nuestros propios alimentos en la ciudad y campo.
 
(Se abordaría el componente de la agricultura climáticamente inteligente).
 
5.-Sembrar árboles y plantas en casa y participar en campañas de reforestación de colonias, barrios, fraccionamientos, jardines urbanos y predios rurales.
 
(Se abordaría el tema del manejo sostenible de los recursos naturales de áreas naturales, parques y jardines, restaurando zonas deforestadas y degradadas y abordando prácticas sustentables en ecosistemas para mantener los servicios ambientales e incrementar y preservar los sumideros de carbono).
 
En fin, podríamos seguir; pero la idea es que el uso del lenguaje coloquial es clave para abordar amplios públicos, si en verdad queremos que las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático se integren a la vida cotidiana de nuestros ciudadanos y no se quede en círculos muy cerrados de especialistas.
 
Mientras tanto, no nos extrañemos que el árbol de “la flor de mayo” florezca en marzo al inicio de la primavera.