Oaxaca de Juárez, México.

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca
Noticias de Oaxaca

Titulares


El aborto: El negado debate de la 4T

Marzo 09
09:41 2019
EDUARDO ARAGóN MIJANGOS
A raíz de la reforma constitucional en Nuevo León que limita la posibilidad a que en un futuro se pueda legislar en favor del aborto sin restricciones y del Día Internacional de la Mujer donde quedó al descubierto la actualización del debate sobre el Aborto, aún en contra de la voluntad del Presidente de la República, debate que no podrá eludir y que tendrá que enfrentar pronto y asumir una posición, que mucho me temo es contraria a la de las mayorías, me descubrí que no tenía la suficiente información sobre este tema y me di a la tarea de complementarla para poder asumir una posición responsable, siendo estos los resultados:
 
Creo que las posiciones frente al aborta se pueden dividir en 3:
 
1. En contra del aborto
 
2. A favor del aborto en casos determinados como lo pueden ser entre otros, embarazo por violación, embarazo de riesgo, problemas de salud en el embrión o feto, problemas socio económicos, etc.
 
3. A favor del aborto sin restricciones, es decir, decisión libre de la mujer.
El primero de los casos, me parece que mayoritariamente, resulta hoy en día una aberración, sólo 5 países en el mundo prohíben de manera total la interrupción del embarazo, dentro de los que se encuentran El Salvador, República Dominicana, Nicaragua y otros dos.
 
Por lo que el mundo se debate entre la opción 2 y 3, como dato adicional debe decirse que es una característica de los países desarrollados encontrarse en el caso 3 con algunas variantes y de los países en desarrollo en el número dos avanzando más hacia una postura más liberal como la ubicada en el número 3.
 
¿De dónde tenemos que partir para saber en que posición nos encontramos nosotros?
 
¿Dónde tenemos que empezar el debate?
 
Las posiciones de un lado y de otro, parten de dos argumentos principales, por un lado, la defensa al derecho a la vida; y la segunda, el derecho de la mujer ha decidir sobre su cuerpo y yo agregaría vida.
 
Pero se puede interpretar que ambos argumentos parten de premisas distintas, por un lado, los que defienden el derecho a la vida asumen que la vida humana empieza desde la concepción, mientras sus antagonistas, aunque no es claro, se puede interpretar que parte de la premisa de que la vida humana empieza después de las 12 semanas de embarazo.
 
Por lo cual, para entrar con mayor información al debate tenemos que empezar por respondernos –sin favoritismo, sin conveniencia argumentativa, es decir sin pensar que posición le conviene más a la postura que quiero asumir–:
 
¿Cuándo empieza la vida humana?
 
En el momento en el que respondamos está pregunta, podemos establecer claramente, cuáles son los derechos en litigios o cuáles son los bienes jurídicamente tutelados en conflicto, lo cual es fundamental para dirimir la controversia.
 
PERO para desgracia de la humanidad, y como todos sabemos que ahí se encuentra el verdadero meollo del asunto, hay varias versiones sobre el inicio de la vida humana y cada postura, cómo es lógico cuando se trata de tener la razón y no de encontrar la verdad, ha asumido la teoría del origen de la vida que más favorece a sus intereses argumentativos.
 
Hay veinte teorías, trataré aquí de resumirlas en 3 bloques, que en realidad son 2:
 
1. Las teorías biológicas que dan 3 opciones, que no creo importante detallar, para los fines de este documento, pero que se pueden resumir, en que la vida empieza en la concepción y lo más tarde que se puede considerar esta es como a los 14 días de embarazo, es decir, cuando la mujer todavía no tiene ningún síntoma claro del embarazo. Estás van desde la teoría que dice que la vida comienza cuando el espermatozoide y el ovulo se encuentran, es decir, casi, casi cuando se esta todavía en el acto sexual, otra que dice que es cuando espermatozoide y ovulo se empiezan a fusionar o se fusionan completamente y se forma el cigoto, que según entiendo es después de las 12 horas en que ovulo y espermatozoide se conocen y la tercera de los 14 días en la que se argumenta que el cigoto ya se impregna en el organismo de la mujer y empieza su desarrollo celular. Es posible que me haya equivocado en alguna teoría así que tómenlo con sus reservas, lo importante aquí es saber que las teorías biológicas no le dan a las chicas más de 14 días, para darse cuenta que están embarazadas y de decidir si quieren o no continuar con el embarazo sin tener que matar a nadie después.
 
2. La hominización retardada desde el punto de vista metafísico que dice que la vida humana empieza cuando el alma entra al embrión o feto y nos volvemos hijos de Dios y que esto sucede aproximadamente a las 12 semanas de embarazo, pero claro como es una cuestión metafísica los tiempos pueden variar.
 
3. La homonización científica que dice que la vida humana empieza cuando se empieza a desarrollar la corteza cerebral y el embrión empieza a tomar características de hombre, ya que la principal característica del hombre y la que mejor lo distingue de los demás seres vivos es su desarrollado cerebro que le permite gozar de habilidades exclusivas del gremio o especie. 
 
Con sus matices ahí tienen resumidas imprudentemente las diversas teorías que tratan de explicar el inicio de la vida humana, ahora lo primero que tenemos que hacer es escoger una, pero hay que escogerla con rigor científico, con toda objetividad, con el cerebro y no con el corazón, hay que escoger la teoría que nos parezca mas adecuada sin tomar en cuenta nuestra postura en el aborto.
 
Porque curiosamente, y por poner un ejemplo, muchas de las personas que están en contra del aborto en sus modalidades 2 o incluso 1, fundan su posición en creencias religiosas y mandatos divinos, pero se olvidan del alma, parte fundamental de los hijos de Dios y por lo tanto se olvidan de la teoría dos y se van directo a la teoría 1.
 
Ahora dependiendo de la teoría del origen de la vida que nos convenza como verdadera, es desde donde fincaremos el litigio o conflicto de derechos o intereses.
 
Si escogemos alguna de las teorías biológicas del comienzo de la vida, el conflicto de derechos se encuentre entre el derecho a la vida del embrión o feto y el derecho a la mujer también a la vida y decidir sobre ella y sobre su cuerpo, pero sobre todo, también es la vida de la mujer la que está en juego, porque no sólo mueriéndose se nos acaba la vida, también viviendo en determinadas condiciones se nos puede acabar, hay vidas más muertas que la propia muerte.
 
Cabe destacar que se interpreta que está opción es desechada por las personas que tienden a simpatizar con los derechos de las mujeres, por la razón de que ya no importaría el periodo en el cual se solicite la interrupción del embarazo –hay que recordar que la mayoría de las legislaciones que permiten interrupción discrecional del embarazo ponen como limite temporal que se realice antes de las 12 semana de embarazo o durante–, y la interrupción se podría realizar en cualquier momento antes del parto.
 
Si escogemos la homonización en cualquiera de sus presentaciones, y tomando en consideración lo que ya se decía en el sentido de que la mayoría de las legislaciones escogen como fecha limite las 12 semana de embarazo para la viabilidad de su interrupción, entonces como todavía no somos personas, no podemos matar a nadie, y nos deja como conclusión que en ese caso el conflicto de derechos está entre el derecho de la mujer de decidir sobre su cuerpo y sobre su vida o el derecho de la sociedad respecto de elegir sobre el cuerpo de la mujer para formar una nueva vida.
 
Cómo podemos ver, si escogemos la opción uno las personas que defienden los derechos de la mujer la tiene muy difícil y se escogemos la opción dos, la sociedad la tiene muy difícil, de ahí que los más importante es determinar cuando empieza la vida.
 
No es lo mismo defender los derechos de la mujer frente a los derechos de otra persona, que defender los derechos de la mujer frente a los derechos de una sociedad que a lo mejor ni siquiera tendría legitimidad para opinar en el asunto.
 
En este enramado y en honor a la justicia, hay que dejar algo muy claro, NADIE puede negar, ni en las circunstancias más favorables, es decir, ni aceptando la teoría de homonización como valida, que aunque el embrión es embrión y no persona y por lo tanto la interrupción del embarazo no implica la muerte de una persona porque todavía ese embrión no se puede considerar persona, al final, ese embrión si continua los procesos naturales y normales de la vida y la evolución humana un día iba a ser una persona, es decir, no matamos a nadie PERO si negamos la posibilidad de la existencia de otro ser humano, porque en la generalidad nadie tendrá que mover un dedo para que el embrión busque los medios necesarios para desarrollarse, evolucionar y ser una persona.
 
Habrá quién encuentre una diferencia entre embrión y persona, habrá quién no, al final, yo personalmente –valga la redundancia que también puede servir de acento– creo que no hay diferencia sustancial. Pero antes de desarrollar lo que personalmente pienso, me gustaría hacer unas conclusiones generales:
 
1. El debate está entre aceptar el aborto sin restricciones o aceptar el aborto para casos determinados y regulados por la Ley.
 
2. Asumir una teoría sobre el comienzo de la vida, nos da la oportunidad de determinar los derechos que se encuentran en conflicto.
 
3. Si aceptamos las teorías biológicas la vida humana empieza a más tardar a los 14 días de embarazo y por lo tanto, los derechos en conflicto son: por un lado el derecho a la vida del embrión y por el otro, el derecho a la vida y la autonomía de la mujer.
 
4. Si aceptamos las teoría de homonización, la vida humana empieza a las 12 semana y los derechos en conflicto son por un lado el derecho a la vida y a la autonomía de la mujer y por el otro, el derecho de la sociedad a decidir sobre la formación de una nueva vida y de la utilización del cuerpo y vida de una mujer para hacerlo.
 
5. Si escogemos una teoría del origen de la vida humana pensando en que teoría favorece más nuestros argumentos sobre la posición que queremos asumir en el debate del aborto, el debate se encuentra viciado de origen y será improductivo.
 
Ahora, procedo a fijar mi postura:
 
1. Creo que las teorías biológicas sobre el comienzo de la vida son las más justas para poder determinar dónde empieza la vida humana, aunque todavía no podemos hablar de una persona, potencialmente lo será y no podemos evitar eso, las teorías de la homonización ayudan para entender el desarrollo de las personas, pero creo que no para determinar el comienzo de una vida. La flor quizá no es flor cuando la semilla pega, pero lo será, el pollo no es pollo cuando esta en el huevo, pero si la naturaleza hace su trabajo lo será, el embrión no es una persona, estoy de acuerdo, pero si el curso de los acontecimientos sigue un proceso normal y natural, lo será y eso, ninguna teoría lo puede combatir.
 
2. Por lo tanto, en justicia, para mi, el debate del aborto pone en conflicto a dos derechos esenciales, el derecho a la vida del embrión o feto y el derecho a la vida de la mujer que aunque no morirá (asumiendo, por cierto, que cuando exista riesgo de muerte en la mujer, es indiscutible y claro que se debe de apelar por la decisión libre independiente y autónoma de la mujer), su vida se transformará totalmente al aceptar, o lo que es peor, ser obligada por una sociedad apática y frívola, a concebir una nueva vida, que si estamos en este supuesto, no quiere concebir –si nos encontramos en conflicto, debemos de partir de la base de que la mujer no quiere concebir el embrión, creo que no hace falta puntualizarlo–. 
 
3. Delimitado el conflicto de derechos, toca fijar postura y hasta el día de hoy, digo con toda claridad que me encuentro a favor del aborto sin restricciones, a pesar de que con ello se extinga la posibilidad de una nueva vida, por las siguientes razones:
 
a) Todas las vidas son iguales y no tendría que haber diferencia entre una y otra, pero en este caso por razones de la naturaleza la posible nueva vida no sólo necesita del cuerpo de la mujer, sino necesita de toda la mujer y del resto de su vida, porque desde el embrión hasta los primeros años la única persona dotada por la naturaleza con las características necesarias para alimentar a la nueva vida será la mujer, y después de ello la mujer tendrá que encaminar su vida a procurar la protección y libre desarrollo de la vida de la nueva persona, por lo menos, durante los siguientes 10 años, lo cual implica que la mujer ya no podrá tener el mismo abanico de decisiones que tendría si no tuviera la responsabilidad natural de alimentar, criar y desarrollar una nueva vida, por lo que considero que la mujer sacrifica su vida misma en beneficio de una nueva vida. En este caso, la vida de la mujer un ser ya desarrollado tiene preferencia en tiempo y derecho para decidir sobre lo que quiere hacer con su cuerpo y con su vida, aunque ello implique limitar la posibilidad de una nueva vida.
 
b) Nadie tiene derecho alguno a decidir sobre la vida y cuerpo de la mujer, todas las personas somos libres y tenemos el derecho de tomar las decisiones sobre nuestra vida y nuestro cuerpo sin que nadie interfiera, a pesar de que ello lleve limitar la posibilidad de una nueva vida.
 
c) Nadie tiene derecho a opinar sobre la vida de una mujer a menos que ello conlleve la alteración de la vida o derecho de otra persona, que es en el caso lo que sucedería, el problema aquí es que no hay opciones alternas, es una vida o la otra, porque cuando la mujer decide abortar es porque es claro que no quiere modificar su vida y sacrificarla para criar una nueva vida, entonces las dos vidas no son compatibles, la diferencia es que la mujer extingue la posibilidad de una nueva vida en defensa de su propia vida, es decir, en legitima defensa de un bien igual al sacrificado, por lo tanto, sigue prevaleciendo el derecho de la mujer a decidir. No hay una opción que permita la existencia de las dos vidas inalteradas, hay que escoger una.
 
d) Nadie tienen derecho a decidir sobre el cuerpo o vida de cualquier persona, más que la persona misma, Y MENOS, cuando vivimos en una sociedad apática, individualista, competitiva, egoísta y que a menos que la obliguen hará nada para que esa nueva vida se desarrolle en condiciones optimas y dignas, y sino hará nada ¿con que derecho podría si quiera opinar, ya no decidir, sobre lo que hace la mujer en esa terrible disyuntiva? ¿Con que derecho la sociedad puede obligar a una persona a hacer cosas trascedentes que cambiarán o agotarán su propia vida?
 
e) La mujer de cualquier forma, en ejercicio de su libertad natural, hará lo que más le convenga, porque sabe los sacrificios que implican una nueva vida, por lo tanto, negar este derecho se traduce en que la mujer se vea obligada a tener un hijo que no quiere a cometer actos prohibidos por la Ley pero necesarios para su subsistencia. Y en ejercicio de actos ilegales, se ocupa la clandestinidad y la clandestinidad ocupa riesgos para la salud y vida de las mujeres, riesgos innecesarios si desde un principio se le concede a la mujer el derecho de decidir sobre su propia vida, un derecho al que nunca va a renunciar sin importar si la Ley lo confirma o no. La ley es intrascendente la mujer de cualquier forma tomará una decisión.
 
f) Si se obliga a la mujer a concebir vida, el Estado y la sociedad que la obligan tienen que hacerse cargo desde siempre de esa nueva vida, y hasta ahora, no hay ni medios, ni instituciones, ni mecanismos, encaminados a concebir, amamantar, criar, educar y ayudar al desarrollo de nuevas vidas no deseadas.
 
Esa es mi postura y mis argumentos, fijados con la suficiente claridad como para que no haya lugar a interpretaciones, una vez señalado todo lo anterior, es importante exhortar a todas las personas hombres y mujeres a ser responsables de sus actos y de sus decisiones, si existe planificación familiar, no hay necesidad de enfrentarnos a este tipo de problemas, de hecho habría que tomar en cuenta que por el momento no necesitamos más integrantes en este mundo, estaos completos, responsabilicense compañeros. Queda de lado el caso de la violación, en el cual es claro que no permitir el aborto es inconcebible.
 
Lalo El Indio