Oaxaca de Juárez, México.

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca
Noticias de Oaxaca

Titulares


De los gobernadores abucheados y otras curiosidades del mundo al revés

Marzo 06
09:45 2019
EDUARDO ARAGóN MIJANGOS
¿Ustedes necesitan que alguien los organice para abuchear a Alejandro Murat Hinojosa? 
 
¿Ustedes consideran que los chihuahuenses necesitan que alguien los estimule para abuchear a Javier Corral? 
 
¿Alguien necesita un manual para ir a chiflar al que nos trae a salto de mata en una calle oscura o nos tienen 3 meses esperando un chequeo médico?
 
En esto días ha surgido el reproche de la oposición hacia #Morena y el Gobierno de México por los constantes abucheos a los gobernadores de esa facción en los eventos en los que se presenta el Presidente de la República.
 
¿Hay algo más absurdo que eso?
 
¿Hay algo más sin sentido, que el centro del debate público respecto de los abucheos que reciben los gobernadores se coloque en una presunta responsabilidad de Gobierno o su partido?
 
¿No es absurdo –insisto–?
 
¿No teníamos que preguntarnos en primer lugar si los gobernadores merecen ser abucheados o estamos en presencia de una gran injusticia?
 
¿No debería de preocuparle a la opinión pública antes que cualquier otra cosa, si existen motivos para que los gobernadores sean abucheados y entonces ya entrar al análisis de la organización o espontaneidad de los abucheos?
 
Porqué si llegamos a la conclusión de que los gobernadores están siendo tratados injustamente y que nadie en su sano juicio tendría elementos razonables para actuar de esa manera, entonces si cabría la pregunta ¿Por qué abuchean a los gobernadores, quién está atrás de tan injusto trato, quién está lastimando la imagen pública de los gobernadores?
 
Pero no, se empieza por el final y no sólo eso, sino que se está llegando al absurdo caso de VICTIMIZAR, si VICTIMIZAR a los gobernadores abucheados, y en algunos casos como en el de Corral auto-victimizarse. ¿No es esto increíble, no es el mundo al revés? O sea, mi estado está hecho un caos, pero merezco respeto, no se vale que me abucheen, oriéntenme o díganlo con respeto, en una de las tantas ocasiones que tiene para hacerlo.
 
La delincuencia, la inseguridad, la deficiencia de los servicios públicos es una constante en la mayoría –por no decir que en todos– los estados dónde sus gobernadores han sido abucheados por el pueblo, y en serio, lo que les preocupa es descubrir si hay un plan para exhibir públicamente a estas personas que no han sabido resolver los problemas de su estado, siendo esta la única razón por la que son gobernadores, porque alguien considero que era la persona adecuada para resolver los problemas públicos, ¿en serio?
 
A mí se me descompone el coche y lo que me preocupa es qué va a decir mi vecino o salgo sin suéter en la nevada y lo que me preocupa es que crean que no tengo para comprar uno, ¿no debería de preocupar el problema principal, no debería de preocuparme la falla del vehículo o que pesque una pulmonía? 
 
Es como si el arbitro marcara equivocadamente penalti en contra de nuestro equipo y a alguien le preocupara las mentadas de madre que recibe el arbitro, es como si el arbitro marcara penalti en contra, independientemente de la justicia que pudiese existir en esa decisión, y a alguien le preocupará las mentadas de madres que seguramente recibirá el arbitro.
 
Por otro lado, los políticos están acostumbrados a actos públicos a modo, con acarreados que aplauden todo, pocas veces se han enfrentado a una multitud objetiva, están acostumbrados a que la gente les aplauda de todo, aunque no les interese, aunque no haya eficiencia o eficacia en el que es aplaudido, aunque no haya justicia en dicho reconocimiento.
 
¿Por qué nos olvidamos de la Justicia siempre?
 
¿Lo justo no debería ser concentrar el debate publico en el análisis de si es justo o no, que se abuchee a algún gobernador?
 
Me preocuparía si existe responsabilidad de alguien en los abucheos, si éstos fuesen injustos, pero como no lo son, me parece absurdo dirimir si son organizados o espontáneos, lo indigno, sería abuchear a alguien injustamente, lo demás cae hasta en lo justo.
 
¿Cuántos de ustedes necesitan que alguien los organice para abuchear a su gobernador en turno?
 
¿Cuántos de ustedes necesitan un manual para mentarle la madre al arbitro que le marcó un penalti en contra a su equipo?
 
 
Lalo El Indio