Oaxaca de Juárez, México.

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca

Noticias de Oaxaca
Noticias de Oaxaca

Titulares


El deslinde de Murat y la ineficacia de su gabinete

Diciembre 06
11:33 2017
JOSé LUIS FIERRO
Apenas una semana atrás, comenté en este espacio que la iniciativa de ley anunciada por el Gobernador Alejandro Murat para "regular" los bloqueos era una medida ineficiente, con escasas o nulas posibilidades de ser aplicada en la realidad ante la debilidad institucional y falta de voluntad política para aplicar las leyes que ya existen.
 
Pues bien, ahora el joven Murat Hinojosa decidió dar marcha atrás a este anuncio y eso está bien, no puede arriesgarse a enviar al Congreso Local una iniciativa que tras ser aprobada y posteriormente promulgada, no sea aplicada en los hechos, en la realidad social y política, hubiera sido un duro revés al proyecto Muratista.
 
Esa es la buena noticia en lo individual para Alejandro Murat; la mala noticia es que, tras el anuncio de la marcha atrás a esa medida, no existe una nueva alternativa planteada a los ciudadanos más que felicitar a los Alebrijes de Oaxaca por su campeonato en el torneo de la segunda división, ahora llamada liga de ascenso.
 
Es cuando la población se pregunta ¿Si no hay ley anti-bloqueos, entonces nos quedamos igual que ahora? Pues según las señales que envía el Gobernador tal parece que así será, todo queda en ilusiones para aquéllos que por primera vez tuvimos la esperanza de que ahora sí un gobernante tomaría en cuenta la necesidad de poner orden a todos los desmanes causados por los constantes bloqueos que padecemos un día sí y el otro también.
Es una pena que dentro del Gabinete Estatal no surjan ideas nuevas y viables en la realidad.
 
Por ejemplo, sólo en la glosa del Primer Informe de Gobierno, acudió recientemente el titular de la Secretaría de Seguridad Pública José Raymundo Tuñón Jaurégui y, en su discurso presumió ante los diputados cosas como cursos a policías, cuántas llamadas de emergencia recibieron, así como números y estadísticas del trabajo rutinario de la dependencia, pero sobre acciones directas para enfrentar la creciente delincuencia, las ejecuciones, los feminicidios y ahora los linchamientos de delincuentes generados por el hartazgo ciudadano nada, absolutamente nada.
 
Otro de los funcionarios del gabinete Muratista, Francisco López, titular de la Secretaría de Vialidad, también conocido como Paco Piza y, de quien habrá que recordar que como funcionario de la Comisión Federal de Electricidad con apenas dos años de servicio, recibió una liquidación de 908 mil pesos, habló ante el Congreso de una realidad que al parecer sólo él puede ver en su escritorio.
 
El funcionario aseguró que ahora sí, hay control, que se preserva "el orden y la legalidad en la administración pública" y que durante 18 meses suspenderán la entrega de concesiones, sin embargo, concesionarios independientes exigen su destitución e inhabilitación debido a que violó una auditoría en complicidad con la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental, al entregar concesiones de transporte que se encuentran integradas en el legajo de investigación que se les instruye a tres ex funcionarios de la anterior administración, los cuales hasta ahora, se encuentran en prisión preventiva por el delito de tráfico de concesiones. Ante tales hechos, por lo que se ve no podemos augurar nada bueno.
 
Así, con un discurso y acciones idénticos a los de sexenios pasados, la administración Muratista navega de acuerdo a la corriente, le faltan ideas y acciones nuevas, aunado a la inclusión de funcionarios viejos con mentalidad pequeña que solamente postergan una política desfasada de la realidad.
No se trata de una defensa al gobierno en turno, tampoco de una crítica sin sentido, simplemente se advierte que mientras en su discurso, el joven Murat busca una renovación en la forma de ejercer el poder, su cuadro de funcionarios importados, nada más no entienden la realidad política y social de Oaxaca y, por otro lado, la clase política local, bastante curtida, añosa y mañosa detiene cualquier intento de avance gubernamental.
 
En medio de esa confusión, inercia e ineptitud del gabinete, estamos los ciudadanos, padeciendo y pagando los costos de la violencia, la inseguridad, y la deficiente movilidad urbana, entre muchos otros problemas que parecen no afectar a nuestros políticos bien pagados que a cambio nos regresan malas políticas públicas y pésimos servicios.
 
Apenas cumple un año en su encargo Alejandro Murat y aún no se perciben acciones originales, tangibles que dejen una huella de su paso en la gubernatura. Sería muy lamentable que a estas alturas de su gestión la única aspiración sea inaugurar las dos nuevas carreteras que conectan a la Costa e Istmo con la capital y haber inaugurado un centro de convenciones, obras por cierto, iniciadas en sexenios anteriores.